A veces, el calor en Sudán es tan tórrido y agobiante que no queda otra que buscarse algún sitio en donde pase el aire y descansar hasta que pase el infierno. Y si ese sitio está debajo de un camión y hay que arriesgarse a que te pase por encima, vale la pena.

Share This

Share This

Share this post with your friends!