Por Malawi, el día en que llegué a Nkhata Bay crucé un bosque de los llamados “árboles de la goma”. Con su sabia, los locales construían pelotas increíblemente resistentes y perfectamente esféricas.